Las Venas Abiertas de G5, Promesa del Rap Argentino: ‘El Freestyle y el Cannabis se Llevan de Lujo’

Las Venas Abiertas de G5, Promesa del Rap Argentino: ‘El Freestyle y el Cannabis se Llevan de Lujo’

Nota por Hernán Panessi publicada originalmente en El Planteo. Más artículos por El Planteo en High Times en Español.

Síguenos en Instagram (@El.Planteo) y Twitter (@ElPlanteo).

Como en Boyhood, aquella maravillosa y sentimental película de Richard Linklater, seguir el underground del freestyle fue, también, acompañar los pequeños grandes pasos de Gabriel Espino, alias G5. Verlo estirar, crecer, madurar, evolucionar como un Pokémon de carne y hueso y volverse, digamos, un hombrecito.

Fue, como tantos pibitos que arrancaron desde temprano, “El Guachín”. Hoy, para qué mentir, es de lo mejor que leudó la escena de Buenos Aires. Y así pasaron los días, fueron sucediéndose las compes. G5 arrancó a rapear de nene, en el 2016, y ahora, ya, en este preciso instante del 2023, tiene 18 años. Sí, obvio, sigue siendo un purrete, pero hagan las cuentas ustedes con qué edad empezó a tirar rimas.

Contenido relacionado: Las Confesiones de Stuart: Música Melódica, FMS, Cannabis y Freestyle

Gabriel, de rostro bueno y carácter afable, nació en el Hospital Italiano, en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y desde chico se interesó por la música, la poesía y la capoeira. A los 7 años se cebó con el rap: Porta, Violadores del Verso, Eminem y Kase.O fue su combo formativo, el rat pack rapero que ungió a varias generaciones.

Los primeros pasos de G5

“Mi primer recuerdo con el freestyle es de 2014, la primera vez que fui a El Quinto Escalón”, cuenta G5 a El Planteo. “No, miento”, se frena, “mi primer recuerdo con el freestyle es de antes, de 2011 o 2012, cuando fui a la Aramburu Freestyle, en la Plaza Aramburu, la plaza de mi barrio en la que yo iba a jugar a la pelota todos los días”.

Las Venas Abiertas de G5, Promesa del Rap Argentino: ‘El Freestyle y el Cannabis se Llevan de Lujo’
Foto por @zurdoph

En algún momento, G5 se topó con una ronda de freestyle en la que estaban pesos pesados como Duki, MKS, Wolf y Midel, raperos que para ese momento ya estaban pegándose y su cabeza, literalmente, explotó.

Contenido relacionado: Entrevista Exclusiva a Duki: ‘Me Regalan Porro para Vérmelo Fumar’

Así, tiempo después, arrancó a competir en el año 2016 cuando se anotó en la 55 Freestyle, en un 2 vs. 2 junto a su mejor amigo del barrio. “Competimos contra dos pibes del norte que rapeaban una banda y, obviamente, nos comimos una paliza”, recuerda.

¿Su última batalla? “El domingo pasado, en Cultura Rap, en el Centro Cultural Recoleta, contra Nasir Catriel”.

Un punto de vista

Poco a poco, a fuerza de presentarse en todas las plazas del país, G5 fue forjando un estilo personal, reflexivo, picante pero también muy pero muy mental.

Rápidamente, al escucharlo, se advierte una formación que se eleva por encima del berretín callejero, de las estructuras básicas y de cierto randomnismo normie: ahí, en su verba, hay libros, hay cine, hay política, hay un vocabulario ancho y hay, fundamentalmente, una mirada de las cosas. Un punto de vista.

Contenido relacionado: Ahora el Hip Hop se Enseña en Academias: Conocé EIOU Academy

Ganó Halabalusa, se llevó tres fechas de la DEM, coronó en el torneo anual de la DEM Battles, arrasó en la Titanes de la Costa. “Me cuesta recordar más”, dice G5 sin falsa humildad.

“No soy el mejor en esto ni tampoco tengo un torneo así como súper picante en el que haya salido campeón”.

Asimismo, participó de la Chiclayo Rapea Internacional de Equipos junto al Lobo Estepario, en esa recordada final contra Cacha y Zaina. Después estuvo en la The Fucking King Internacional de 2021 y viajó hasta España para medirse contra Fabiuki en una batalla de exhibición para la FMS Internacional.

Lo mejor y lo peor del freestyle

Suma kilómetros, se presenta, compite y, en su raid desenfrenado, fue juntando un tendal de puntos que lo puso en una situación vertiginosa: tuvo la chance de ascender a la FMS Argentina, una de las ligas de improvisación más importantes del mundo. Sin embargo, allí, en un mano a mano, cayó contra el miramarense Jesse Pungaz y, lamentablemente, el ascenso quedó para otro momento.

“Quiero seguir compitiendo y manteniéndome activo en el circuito underground y profesional. Quiero seguir mejorando y evolucionando para ser cada día un poco más completo y un poco mejor”, asegura.

Contenido relacionado: ¿Por Qué el Under Ama a Jesse Pungaz?

Lo que más disfruta G5 del freestyle es, justamente, enfrentarse a otras mentes, discutir, debatir. Ese Street Fighter mental que convierte a la disciplina en un imán de pibes y pibas.

G5 freestyle argentina
Foto por @yerayherrerophoto

Me tomo a las batallas de freestyle como una discusión rimada. Entonces, no sólo tenés que ganar una discusión, sino que aparte la tenés que ganar rimando, que tiene como otra complejidad. Es como un debate pero con un valor agregado”, revuelve el joven.

¿Hay algo que no le guste de las batallas? “Sí, que es como una constante lucha por la supervivencia en la que, si perdés, quedás afuera de la batalla. Como que morís. Y, si ganás, pasás de ronda y seguís en la cancha. Como que seguís vivo. Así, hasta que queda el último contendiente, que es el que gana. Uno se sobrecarga progresivamente de tanto hacerlo”.

Cannabis y rimas

En el cosmos del freestyle, el cannabis pulula desde antes de antes. Y en el caso de G5, fueron sus amigos quienes fueron integrándolo en el churro. De hecho, hace muy poco, G5 empezó a cultivar y día a día se esfuerza en convertirse en un conocedor en la materia.

Pero su compromiso cannábico no sólo termina quemando uno y cultivando para los suyos, sino que profundizó su activismo y organiza la CanaFree, una competencia de freestyle de espíritu 420.

Contenido relacionado: Llega Canafree, una Competencia de Freestyle Cannábico que Busca ‘Recuperar el Espíritu del Under’

“Estamos proyectando que pueda volver para agosto o septiembre. Va a volver a pasos agigantados, con una mayor producción y mayor calidad para que todos los presentes la pasen bárbaro y se lleven una hermosa experiencia”, desliza.

Y sigue, a propósito de la relación entre las rimas y la marihuana: “El freestyle y el cannabis se llevan de lujo. Siempre estuvieron unidos y lo están desde hace muchísimo tiempo. Por suerte, en Argentina es un fenómeno social ya bastante integrado, con bastante aceptación social. Al menos desde mi experiencia, siempre fueron dos cosas que vi muy implícitamente en el mismo lugar”.

Paso a paso

Por estos días, G5 sueña con vivir de la música, pero antes tiene un objetivo entre ceja y ceja: ganar la Nacional de la Red Bull: Batalla de los Gallos, la madre de todas las batallas.

¿Y el ascenso a la FMS? “No tengo pensado seguir peleando el ascenso. O sea, en realidad nunca estuve como en la lucha del ascenso, pero sí en el intento de ascender”.

Lo que viene, entonces, lo tendrá al joven pateando plazas, presentándose a compes, formando parte activamente del circuito. “Quiero seguir destacando entre los pibes pero, por ahora, pelear el ascenso todo el año no es una prioridad”, cierra.

Foto de portada por Irish Suárez

Más contenido de El Planteo:

  • NTC: Freestyle, Feminismo y Faso… Sin Complicaciones
  • 0800 Don Rouch: Hablamos con el Joyero del Trap Argentino
  • Sofía Gabanna: ‘El Rap Es una Forma de Vida, No Es una Moda’

The post Las Venas Abiertas de G5, Promesa del Rap Argentino: ‘El Freestyle y el Cannabis se Llevan de Lujo’ appeared first on High Times.