Es Mega-Viral en YouTube y Tiene un Grow Shop: Entrevista con Mauro Albarracín

Nota por Javier Hasse publicada originalmente en El Planteo. Más artículos por El Planteo en High Times en Español.

Síguenos en Instagram (@El.Planteo) y Twitter (@ElPlanteo).

Villas de emergencia, montañas de basura, trenes derroídos, ciudades gringas azotadas por la adiccion a las drogas, ferias barriales, el frente de guerra en Ucrania, la planta nuclear de Chernobyl. Vaya a donde vaya, Mauro Albarracín ve belleza. “Hay mucha gente que está muy sesgada. Piensan que solamente son lindos los lugares como los barrios norteamericanos donde se cría, no sé, Jimmy Neutrón. No es así. Hay otras bellezas. Y eso es lo que busco: encontrar luces y sombras. Las villas a veces son lindas, entender la estructura y la cultura, por qué se dio así, todo tiene una explicación”, dice en una entrevista exclusiva.

Contenido relacionado: Damián Kuc: Historias Innecesarias, Adolescencia Fumona y Persecuciones Policiales

De hecho, Mauro se autodefine como “un tipo no hegemónico”. En sus palabras: “Creo que tengo una belleza particular. Bueno, sí, a mí también me gustan las rubias de ojos celestes, pero también me gustan otro tipo de mujeres. O sea, es eso, ¿viste?”

Con un misión inquebrantable de descubrir y documentar la autenticidad de las experiencias humanas en diversos entornos, Mauro Albarracín, también conocido como “Lesa” en YouTube o, simplemente, “Maurito”, para quienes lo quieren mucho a pesar de no conocerlo en persona, ha conseguido resonar con una audiencia vasta y diversa, desde los barrios bajos hasta Puerto Madero.

Su canal de YouTube se ha convertido en un espacio digital donde los espectadores pueden explorar las facetas menos conocidas de la vida en el conurbano bonaerense y otros lugares intrigantes que Mauro decide visitar. A través de su lente, el reportero ha descubierto y compartido historias conurbanas que muchos podrían haber pasado por alto, pero que contienen una esencia y una realidad que es imposible de ignorar. La travesía de Mauro en YouTube no solo le ha ganado una leal legión de seguidores, sino que también ha capturado la atención del mundo, acumulando aproximadamente unnas 100 millones de reproducciones en su canal. Su habilidad para conectar con la gente, descubrir historias únicas y presentarlas de una manera humana y auténtica, ha solidificado su lugar como un narrador digital relevante en la era contemporánea.

Contenido relacionado: Ramita de Bajoneando por Hay: ‘En Argentina, el Debate del Porro ya Logró Barrer a esa Gente que Opina por Opinar’

Pero, ojo, que lo que hace Mauro no es “porno-miseria”. No y no. A diferencia de los noticieros mainstream, que suelen mostrar las bocas de expendio de paco o la delincuencia en los barrios bajos, su búsqueda se orienta hacia una naturaleza distinta. Él recorre los barrios “sin estigma” porque es “de ahí”, de La Matanza, “oriundo del sector quizás más estigmatizado de Buenos Aires.”

Y agrega: “Siempre me sentí muy identificado. Y de consumir tanta televisión, notaba cómo que se lo etiquetaba mucho al lugar: de delincuente, de criadero de vagos, de criadero de narcos. Siempre quise cambiar eso. Al mostrar lo que muestro, quiero mostrar que el conurbano no es una jungla, que también hay sueños, que la gente también quiere ser feliz, quiere pasarla bien, quiere crecer, quiere mejorar su situación. No es que viven así porque les gusta, ¿no? Y eso está perfecto también. La gente intenta ser más feliz que en otros lugares”.

El lado B de un tipo Clase A

La visión que Mauro Albarracín tiene sobre los barrios y su representación en los medios es una perspectiva que resuena con muchos. “A la gente le gusta lo prohibido, el lado B de las cosas, la delincuencia, lo oscuro. Entonces, creo que es un terreno valioso”, confiesa, con un tono cargado entre la resignación y el entendimiento. Mauro se distancia conscientemente de la tendencia sensacionalista que a menudo impera en los medios, una elección que habla de su integridad como creador.

En Argentina, rehúsa seguir la corriente que busca exhibir “lo más fuerte, lo malo, lo más oscuro de la sociedad”. Esta honestidad que lo caracteriza revela su conflicto: presentar una imagen positiva y real de los barrios sin ceder a la sed de morbo. “A mí me pueden halagar por mostrar el lado bueno, pero también hay quienes disfrutan viendo el aspecto más sombrío”, añade, exponiendo la dicotomía entre su visión y la demanda popular.

“Digo, no nos hagamos los desentendidos, que a nosotros nos gusta consumir eso, si no, los números no serían tan altos”, argumenta Mauro, consciente de la complejidad del tema. A pesar de reconocer este gusto por lo prohibido, su aspiración es clara: mostrar “el lado copado de Argentina, el lado de esos barrios” que tan a menudo es ignorado por los medios.

El impacto de su trabajo no se hace esperar. Las reacciones del público le confirman que su enfoque ha cambiado percepciones: “Yo pensaba que era una jungla. Nunca salí de Capital, pensaba que era una jungla. Y la verdad es que por tus videos me doy cuenta que no es así y me da orgullo”. Es una prueba de que, más allá de los números, lo que realmente importa es la huella que deja en las personas, la capacidad de desafiar estereotipos y abrir mentes.

Contenido relacionado: Reducción de Daños: Conocé a Lugo, el Muppet Mexicano Experto en Drogas

Por lo tanto, Mauro se mantiene firme en su rol como narrador, consciente de la influencia que ejerce y de la línea que decide no cruzar. Su contenido es más que entretenimiento: es una misión personal por presentar una realidad multifacética, que no recae en la simplificación ni en la explotación de lo negativo y siempre anida en el objetivo de construir puentes y generar orgullo.

¿Hay buena guita en YouTube?

Mauro transforma su pasión por la comunicación en contenido vibrante para la vasta audiencia de YouTube. Su llegada a este escenario no fue un golpe de suerte, sino el fruto de una pasión arraigada desde su niñez y una habilidad natural para detectar lo que atrae a la gente. “A mí siempre me gustó la comunicación. Y fui uno de los últimos pibes del colegio que tuvo Internet, en 2011”, comparte Mauro con una honestidad que desarma. “Eso fue algo malo para mí, pero a la vez algo bueno porque me hizo amar mucho la televisión, era mi diversión”. Esa atracción temprana por la pantalla chica le brindó un entendimiento intuitivo de lo que la gente busca y disfruta tanto en internet como fuera de él.

Su encuentro con la vida universitaria fue breve y poco fructífero, lo que lo llevó a descubrir en YouTube el espacio perfecto para desatar su creatividad. “Intenté estudiar de forma académica el periodismo, licenciatura en comunicación social. No me gustó,” recuerda con esa transparencia tan suya. Su éxito no ha sido casualidad, sino el resultado de su esfuerzo constante y un entendimiento profundo de cómo funciona YouTube. “El sueño de todo creador de contenido es un día viralizar, algo que hoy con TikTok parece más sencillo. Pero eso en el 2017 era muy complicado”, reflexiona acerca de los desafíos que enfrentó al principio.

Cuando uno de sus vídeos alcanzó la fama repentinamente, Mauro Albarracín entendió el valor de su punto de vista único. “Mi primer viral: un colectivo eléctrico… Y después un Pancho Morón que medía como un metro. Ahí me di cuenta que el conurbano era algo que garpaba mucho. La identidad conurbana era una bandera que no se levanta y le metí por ahí… feria, barrio, villa, lugares particulares, personajes particulares de los barrios del conurbano. Y me gané esa identidad, la del conurbano,” narra con una energía contagiosa. Su contenido, aunque variado, siempre ha sido guiado por la autenticidad de las historias que cuenta.

Contenido relacionado: Los Pericos: ‘Antes Pensaban que para Tocar Reggae Tenías que Fumar Porro Sí o Sí’

Mauro ve a YouTube no solo como un medio para ganarse la vida, sino como un verdadero campo para la narrativa. Con la curiosidad como su brújula, se ha convertido en un creador de historias digitales, alguien que sabe que la autenticidad y la crudeza de la vida son esenciales para conectar con su audiencia. Su enfoque lo distingue de muchos otros: no es sólo un YouTuber, es un comunicador de corazón, un narrador de historias reales, que ha encontrado en YouTube el medio perfecto para compartir su visión del mundo.

Contracultura emprendedora: el grow shop de Mauro

A medida que la conversación se profundiza, Mauro se zambulle con entusiasmo en el tema del cannabis, desplegando la misma agudeza y fervor que lo distinguen al hablar de los barrios y sus habitantes. Revela su consumo moderado de cannabis con una sonrisa perceptible en su voz: “Yo fumo muy poco porro… bueno, es relativo. Pero fumo media tuca cada tres días”. Su trato con la marihuana parece tan natural como la costumbre de beber mate, tan arraigada en la cultura argentina. Comparte abiertamente: “Mirá, yo tomo mate como fumo porro. Mate, yerba (la que sea) y tomo. Porro… a mí dame paraguayo y me pega. Me gusta el porro prensado paraguayo. Y, bueno, si es de Pedro Juan Caballero, mejor.”

Contrario al estereotipo que pinta al consumidor de cannabis como una persona de baja productividad, Mauro reta esta noción: “Hay gente a la que el porro la hace más productiva. A mí no, por eso fumo solo un porro por semana, pero mi amigo, Augusto, que tiene la mente muy dispersa, lo ayuda a enfocarse más. Entonces, a cada uno le hace un efecto diferente. Uno tiene que conocerse a sí mismo. Pero no a todos los hace ser menos productivos”.

Además, Mauro considera el cannabis no sólo desde la perspectiva de su experiencia personal, sino también como una prometedora posibilidad económica. Con firmeza, asegura: “Generaría puestos de trabajo genuinos y podríamos hacer la mejor marihuana del mundo que se hace acá”, imaginando un sector próspero en suelo argentino. “No voy a ser careta y hablarte de efectos medicinales que no conozco de forma fehaciente. Pero siendo medio de derecha puedo decirte ‘acá hay plata’. Después, si aparece De Paul con la crema de CBD, ni idea. O si a mi me ayudó un día para el dolor de ciática… es anecdótico”.

Contenido relacionado: Recordando los Primeros Porros del Rock Argentino con Ciro Fogliatta de Los Gatos

En efecto, Mauro ha sabido identificar en esta hermosa planta una oportunidad de negocio. “Tellman Grow shop, que es de mi amigo Augusto Tellman y yo soy accionista, es un grow shop online, el ‘grow del pueblo’, le decimos, porque te enseña a cultivar, te enseña y te lleva al producto a la puerta de tu casa. El grow te da los insumos para que empieces a cultivar tanto indoor como exterior. Mi amigo quería poner un negocio y no encontraba financiación. Yo puse una pequeña financiación”.

El dinero provino, sorprendiendo a pocos, de su éxito en YouTube. En esta línea, Mauro Albarracín explica su estrategia publicitaria: “Lo ayudé y le dije, ‘mirá, yo voy a ser accionista y te puedo prometer esta plata y publicidad constante gratis, porque la gente no compra un producto porque es mejor o peor. La gente compra dependiendo si el que vende es un capo. No dice ‘esto esto es azúcar’. Dice ‘es el azúcar de Messi. Quiero el azúcar de Messi.’ Y algunos podrían argumentar que otra marca de azucar es más barata y mejor. Pero a la gente no le importa, quieren el azúcar de Messi… Así que, hagamos un personaje, le digo [a Augusto]. Vos sos un tipazo, sos el oráculo de Lanús, sos el Rasputín de Lanús, sos muy particular. La gente te va a querer comprar y aparte sos porrero nato y estuviste en California. Tenés tus laureles y lo podemos vender”.

Mauro relata con satisfacción el éxito del negocio: “A raíz de eso vi un negocio y la verdad es que está funcionando. O sea, mi amigo vive de Tellman Grow… Yo bajo la bolsa de sustrato cuando llega el camión igual. No sé lo que es, pero ¿vos sabés cómo te deja las cervicales eso? Hoy Augusto está viviendo del grow y para mí es un placer porque es una persona muy valiosa que no tiene que trabajar de algo ‘fijo’ para vivir. Puede disponer de su tiempo, ayudarme a hacer videos que tengo que ir a grabar. O querer juntarme con él a ranchar y que él esté libre. Es un win-win, loco, y eso me pone feliz”.

Como ya ha quedado claro, las preferencias de Mauro son ciertamente inusuales. El porro prensado, el conocido “paraguayo”, le resulta exquisito. Evoca con un tono nostálgico un porro paraguayo fumado en su país de origen, rememorando ese “sabor especial” que lo hace distintivo. Además, critica a los consumidores excesivamente rígidos, a los snobs de la marihuana: “Yo no me banco al purista del porro,” dice, expresando su desdén hacia los que se pierden en elitismos, incluso en algo tan disfrutable y relajante como el consumo de cannabis.

Contenido relacionado: ¿Se Puede Ir a Ver al Inter Miami de Leo Messi Fumado?

De repente, la conversación adquiere un tono serio al tocar el tema de la legalización. Mauro se muestra decidido: “Yo creo que debería ser completamente legal, sin restricciones”. Esta postura resuelta proviene de sus experiencias en Nueva York y Ámsterdam, ciudades donde la marihuana es legal. Aboga por una sinceridad y conciencia social que acepte el consumo regular de cannabis y lo acompañe con campañas educativas que destaquen tanto sus riesgos como beneficios.

Hablando de su hermano menor, Mauro Albarracín muestra un cuidado fraternal combinado con pragmatismo: “Le recomiendo arrancar a fumar después de los 18. Incluso, entonces, con cannabis con bajos porcentajes de THC. Quizás para eso sirve el paraguayo”.

Para cerrar con el tema del porro, Mauro se sumerge en el terreno de lo hipotético y deseos personales. Frente a la pregunta sobre el porro de sus sueños, el reportero responde con ímpetu: “El Diegote. Diego es lo más grande que hay. Y no lo comparo con Messi. Me gustan los dos. Pero Diego… las cosas que te puede contar, las cosas que nunca se van a ser contadas. El Diegote en Cuba. Ahí querría ir”. Sin embargo, rápidamente sorprende con un giro inesperado: “Berlusconi también. Berlusconi, el primer ministro italiano… porque concebía la vida como a mí me gusta: joda, dinero, poder, ser de derecha… eso me gusta”.

Así, Maurito, con esa mezcla única de realismo y idealismo, de calle y sueños, nos deja entrever otra faceta de su mundo, un mundo donde el cannabis tiene su lugar, sin prejuicios ni tabúes, como un elemento más de la cultura y la vida cotidiana.​​

Gringolandia: entre el asombro y el desencanto

Mauro Albarracín relata su paso por Estados Unidos con una transparencia sin tapujos, manteniendo su afilado sentido de observación. “Fui dos veces este año, a Miami, Nueva York y Philadelphia. La experiencia fue increíble”, comenta, permitiéndonos atisbar su entusiasmo por esos entornos urbanos tan diferentes a su entorno habitual. Sin embargo, aclara que su fascinación no deriva de un anhelo de echar raíces allí. “Me encanta Estados Unidos, pero no me encantaría vivir ahí. Ni loco. Es una mierda, está lleno de locos, puro consumismo”, declara con una sinceridad que sorprende y a la vez ilustra su postura.

Con la perspicacia que lo distingue, Mauro percibe a Estados Unidos como un “primer mundo trash“, una combinación de desarrollo y desorden que no puede ser ignorada. A pesar de reconocer que “Estados Unidos es un mal necesario porque te permite vivir en libertad, al menos”, no oculta su insatisfacción con ciertos rasgos de la sociedad estadounidense.

En cuanto a YouTube, Mauro Albarracín es consciente de la influencia y el dominio que ejerce Estados Unidos en esta plataforma. “Lo que tiene YouTube es que fue el primero en monetizar, con el mejor sistema de todas las redes sociales. Es muy sencillo cumplir ciertos criterios y empezar a ganar dinero”, apunta, demostrando su entendimiento del mecanismo. Pero su visión sigue teniendo un fuerte arraigo argentino: “Argentina es un mundo aparte. Primero, porque es dinero que viene de Google, de Estados Unidos, y ya sabés que meter dólares en Argentina es jodido”.

Contenido relacionado: Del Cyberbullying al Campeonato Mundial de Boxeo: La Historia de Ezequiel, Heredero de la Dinastía Matthysse

De esta manera, Mauro nos brinda un retrato heterogéneo de Estados Unidos, un país que le inspira tanto fascinación como rechazo, que juega un rol central en la economía digital de su carrera y que, simultáneamente, encarna una cultura y unos valores con los que no se siente completamente alineado. Su travesía por el norte del continente se suma a la colección de experiencias que moldean su visión del mundo, una visión que comparte con nosotros a través de su característica lente crítica y profundamente personal.​​

‘YouTuber para siempre’: Mauro Albarracín contempla su futuro

En un momento de introspección sobre su trayectoria y lo que le depara el destino, Mauro nos confía un diálogo revelador con un amigo que le hizo reconsiderar la permanencia de su rol en YouTube. “Un amigo me dijo: ‘¿te diste cuenta de que vas a ser youtuber para siempre?’ No fue un comentario malintencionado, pero me hizo reflexionar. En principio lo vi positivo, pensé ‘qué genial ser youtuber de por vida, ganarme la vida haciendo videos, sería ideal.’ Pero después, ciertos temores empezaron a surgir. No obstante, en el futuro cercano planeo seguir recorriendo el mundo, buscando rincones insólitos o sitios que me apasionen, como zonas de conflicto, barrios marginales. Quiero ir sólo a lugares que me emocionen profundamente. Esa es mi filosofía. Nada me atrae menos que la monotonía de la plaza y el mate”. En sus palabras se percibe a un creador enfrentando la vastedad de lo desconocido, con el firme propósito de seguir el camino que marca su fervor.

Al hablar de sus emprendimientos y futuras inversiones, Mauro Albarracín se pone reflexivo sobre sus habilidades y ambiciones. “Admiro a un boxeador que reconoce ser malo para los negocios y prefiere dejarlo en manos de otros. Me identifico con eso. A menudo no soy el mejor en los negocios, continuaré creando contenido, apegándome a la norma de gastar menos de lo que ingreso. Si surge una oportunidad de negocio, la exploraré, pero no aspiro a amasar una fortuna. Eso es lo valioso. En Argentina la humildad viene impuesta por la escasez, aunque a veces nos creamos más de lo que somos. Me gustaría diversificar, pero los negocios no son mi fuerte”. Aquí, Mauro se muestra vulnerable, dejando ver a un creador que valora más la genuinidad y la pasión por su labor que la acumulación de riqueza.

Finaliza dejándonos un pensamiento profundo sobre la vida y la relevancia de actuar. “El sueño americano, sudamericano, o como quieras llamarlo, es inspirador porque te anima a actuar. La meritocracia me parece un mito, ya que no todos partimos del mismo lugar. Pero es fundamental hacer cosas. Evitá las ideologías que buscan enemigos: mejor escuchar y hacer más amigos que enemigos. Esa es mi filosofía. Y actuar. Mi consejo es simple: hacé cosas. En este mundo hay mucha gente, pero pocos que realmente actúan. Si vos actuás, ya te distinguís enormemente. Por lo tanto, actúa, sé perseverante, no te quejes constantemente y no te tomes las cosas de manera personal. Ese es mi mensaje: celebrá tus logros. Pensar en la muerte me da paz. Te lo juro, pienso… ‘si me muero, viví una gran vida’. No hay lugar para quejas. No todo es posible en la vida, eso es cierto. Pero celebrá cada momento, disfrútalo”. Sus palabras resuenan con la filosofía de alguien comprometido a dejar huella, a vivir intensamente y sin arrepentimientos.

Contenido relacionado: Trabajar de Hacer Memes Existe y Te Contamos Cómo Es

Mauro Albarracín también medita sobre la influencia de las redes sociales en nuestras vidas, brindando un consejo ponderado a modo de conclusión: “No te obsesiones. Usá las redes sociales, pero no les des más importancia de la que merecen. Está bien estar conectados, pero también es esencial vivir tu vida, salir, interactuar. Eso también es fundamental. Al salir y explorar, ya estás viviendo una experiencia distinta”. Con este pensamiento, nos incita a encontrar un equilibrio, a no desvanecernos en el virtualismo y a recordar la importancia de vivir el presente y en el mundo tangible.

Más contenido de El Planteo:

  • Palomino y Maradona: ‘Después de Interpretar a Maradona Ya Nada Volverá a Ser lo Mismo’
  • Señorita Bimbo: ‘Mientras Sea Ilegal, Vamos a ser Todos Narcos: Entonces, Seamos Narcomodelos’
  • Cumbia 420: Todo Sobre el Fenómeno L-Gante, Perro Primo y DT.Bilardo

The post Es Mega-Viral en YouTube y Tiene un Grow Shop: Entrevista con Mauro Albarracín appeared first on High Times.